CALAMBRES EN LOS PIES: CAUSAS, TRATAMIENTOS Y REMEDIOS

Cargando...

Los calambres en los pies pueden ser muy molestos y dolorosos.

Esto sucede cuando un músculo se contrae de manera intensa e involuntaria y no se relaja por algún tiempo, causando una sensación dolorosa que algunas veces tarda varios días en desaparecer.

¿EN QUÉ PARTE DEL PIE SE PRESENTAN MÁS LOS CALAMBRES?

Los calambres pueden presentarse en cualquier músculo del cuerpo, pero en el caso de los pies, se presentan más en la planta, aunque también se pueden experimentar en los dedos o pantorrillas.

Los calambres pueden presentarse a cualquier hora del día, y casi todos experimentaremos uno o varios calambres a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, algunas personas son más propensas que otras.

¿POR QUÉ TENEMOS CALAMBRES EN LOS PIES?

Para comprender las causas de un calambre, ya sea en el pie, los dedos o pantorrillas, es importante comprender cómo funcionan nuestros músculos.

Todos los músculos trabajan en pares: uno agonista y otro antagonista, y para que el sistema funcione de manera apropiada, mientras que el agonista se contrae, el antagonista se relaja, permitiéndonos mantener movimientos suaves y controlados.

El problema surge si el músculo antagonista no se relaja de manera adecuada y es cuando se desarrolla un calambre. De igual manera, cuando los músculos se contraen repentinamente y no pueden relajarse, surge un calambre.

Los calambres en las piernas, pies y pantorrillas afectan aproximadamente a una de cada cuatro personas a los sesenta años y esta cifra se incrementa a uno de tres a los ochenta años.

¿CÓMO SE SIENTE UN CALAMBRE EN LOS PIES?

Los calambres en los pies normalmente están acompañados por un dolor agudo e intenso, con una sensación de músculo anudado.

Pueden durar unos segundos o continuar apareciendo y desapareciendo de manera intermitente.

Normalmente afectan el arco del pie, las pantorrillas o los dedos del pie, provocando que se enrosquen.

CAUSAS DE LOS CALAMBRES

Aunque no siempre existe una causa definida, hay varios factores que pueden incrementar el riesgo de sufrirlos. A continuación algunos de ellos:

CONDICIONES MÉDICAS

Algunas condiciones de salud como la diabetes o enfermedades del hígado, pueden incrementar el riesgo de sufrir calambres.

Las personas con diabetes pueden desarrollar una condición llamada neuropatía periférica, la cual provoca daños en los nervios de los dedos de las manos y los pies. Cuando estos nervios no funcionan de manera adecuada, pueden producir dolor y calambres. (Referencia)

Por otra parte, las personas que presentan alguna alteración de la función hepática, tienen problemas para filtrar las toxinas de la sangre, las cuales, al irse acumulando, provocan espasmos y calambres musculares.

Cargando...

PROBLEMAS CIRCULATORIOS

Pasar periodos prolongados en una misma posición, por ejemplo, acostado, reduce la circulación sanguínea en los pies, disminuyendo los niveles de oxígeno y provocando calambres.

FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA

La falta de ejercicio puede resultar en debilidad muscular y obesidad, los cuales son factores que incrementan el riesgo de padecer calambres.

DESHIDRATACIÓN

La deshidratación y el exceso de sudoración durante el ejercicio es otro de los factores que incrementan de manera considerable el riesgo de sufrir calambres. Esto se debe a que cuando estamos deshidratados, se reducen nuestros niveles de electrolitos.

Fumar o ingerir alcohol en exceso incrementan el riesgo de deshidratación.

EDAD

Conforme envejecemos, perdemos masa muscular, lo que ocasiona que nuestros músculos hagan un mayor esfuerzo. Por lo  tanto, llegando a los 40 años, si el cuerpo no se ejercita de manera regular, los músculos pueden forzarse fácilmente, dando lugar a los calambres.

FATIGA

Si hemos estado trabajando de manera muy intensa o por períodos muy prolongados, nuestro cuerpo se sentirá fatigado y tendremos más propensión a desarrollar calambres.

Los atletas o bailarines profesionales, que ponen demasiada presión en sus pies, son más propensos a los calambres en esa área del cuerpo; mentras que los corredores son más propensos a sufrir calambres en las pantorrillas.

FALTA DE VITAMINAS O MINERALES

Nuestro cuerpo requiere de un balance adecuado de vitaminas y minerales para funcionar de manera óptima. Los calambres en los pies normalmente se ocasionan por falta de las siguientes vitaminas y minerales:

-Calcio: este mineral ayuda a transmitir impulsos nerviosos a las células musculares, permitiendo que los músculos se contraigan y relajen de manera natural.

El exceso de cafeína, la falta de vitamina D y los altos niveles de sodio pueden reducir nuestros niveles de calcio.

-Magnesio: la falta de magnesio encierra los iones de calcio y sodio dentro del músculo, previniendo su relajación.

-Potasio: los niveles bajos de potasio, normalmente conocido como hipokalemia, pueden ser causados por sudoración o vómitos excesivos, problemas de riñón o la ingesta de algún medicamento.

-Vitamina E: esta vitamina promueve la circulación sanguínea y es necesaria para la producción de células rojas. Su carencia reduce los niveles de oxígeno en la sangre, ocasionando calambres musculares.

Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...